Formamos personas en principios y valores éticos, con habilidades para convivir en armonía consigo mismo, con los otros y con el ambiente; capaces de autodirigirse y autoregular sus propios procesos de aprendizaje, desarrollando las competencias requeridas para el siglo XXI.